Marchas


Seguir andando. Dignidad.

Con tajos y grietas cutáneas.
Y una lava dérmica que se enfría con el viento
chocante de ir en marcha.

Correr.
Caminar.
Gatear.
Arrastrarse.

Pero ir.

Dolor terrible. Pero andar digno.
Ir secándose las lágrimas con todos los soles.
Ir apaciguando las quemaduras con todas las lluvias.

Transeúntes. Burlarse del mundo andando.
Violar al mundo creando otro.

Si se arrancan los brazos,
si se derriten las piernas,
si se deshace el alma,
nunca quedarse. Los pasos no se borran.
Nunca SER para nadie.
correrse la etiqueta
con la saliva, con el semen o con la sangre.

Pero correr.

Correrse corriendo.

Ir de noche, de madrugada.
Marcha matinal y vespertina.
Caminar despierto y trotar dormidos.
Mutilándonos en el camino. Pero ir.

Seguir andando.
En vida o en muerte.

Pero seguir andando.

6 comentarios:

Lic. R dijo...

Barba, si ud me permite, en este espacio, quisiera hacer una digresión sobre la poco sutil diferencia entre violar y violentar. Si este no es el espacio para hacerlo autorizo a que elimine este comentario.

Su texto habla bellamente sobre la dignidad a conquistar. ¿Qué ocurre cuando leo violar? El objeto de la violación es la humillación. Es decir, lo radicalmente opuesto a la dignidad.
Por el contrario, cuando uno se violenta contra el mundo, quizás uno esté practicando una acción justa contra un orden injusto: pero nunca lo justo, nunca jamás, puede ir de la mano de la violación/humillación.
Uno se violenta incluso contra uno mismo (creo que es uno de los sentidos de su texto) y eso, me parece, es sano y la raíz del crecimiento personal. Uno se puede violentar contra uno mismo para conquistar la dignidad del hacer-se... del ir haciéndose.
Ambos hemos visto "Irreversible": allí la violencia está asimilada a la violación, a la humillación. Pero -insisto- hay otras violencias que, incluso diría, uno está obligado moralmente a ejercer. Es un deber moral violentarse contra lo injusto. Y una de las cosas más injustas que existen en la Historia de la Humanidad es la humillación.
De todos modos, no soy un semiótico excelso y, además, sé hacia dónde apunta ud. con este bello texto.
Se lo agradezco... le agradezco que lo publique y, por sobre todas las cosas, que me haya hecho pensar.
Bisa.-
Nota: insisto en que si este no es el espacio para mi comentario, tiene plena libertad de eliminarlo.

Lic. R dijo...

2do comentario (me sigue haciendo pensar Ud).
Releí el texto. Sin violencia no hay creación. Pero, ¿qué creatura nace de una violación?
Basta. Prometo no joder más.

Don Rodrigo dijo...

No acostumbro a comentar porque este no es mi espacio, si no de quienes leen los textos que escribo y quieren decir algo sobre ellos.

Sin embargo quiero decirle Bisa que me honra su comentario (más aún en la crítica) porque lo hace más bello al texto. Desde ya es un gran piropo para mi pluma que un texto genere pensamientos, discusión y ganas de comentar con tanto empeño como usted lo hizo.

El uso de la palabra violar, al menos en este texto, esta hecho refiriéndose a transgredir una ley o un precepto establecido (lease "el mundo"). No iba en la connotación de humillación hacia el otro (puesto que sería reproducir ese orden), sino en el abandono de una postura humillante para asumir un rol digno con la invención de una nueva manera de ver las cosas, infringiendo las actuales (supuestamente únicas e inviolables).

Y desde ya le digo: Cómo no va a ser este el espacio para su comentario. Espero más comentarios así. Gracias por leer, comentar y pensar el texto.

Un abrazo enorme!
Barba.

Don Rodrigo dijo...

Por si no quedó claro, no iba en la connotación sexual a la cuál estamos acostumbrados a relacionar al término violar.

Argos dijo...

éste ya tiene buen ritmo.
me gusta.
pulsa.
es más duro.
y me gusta que diga violar, también.
aunque por cuestiones estéticas, de ritmo, prefiero violentar en su escrito.

la mar dijo...

haciendo un paréntesis y olvidandome de la discusión, debo decirle que el texto ha removido mis cosas.


nada más.


nada menos.